La exposición

Pero vamos a volver a la exposición. Esta vez estaban expuestas a la venta unas obras maestras de pintores de renombre mundial: Miró, Picasso, un número considerable de cuadros de Marc Chagall, René Magritte y Kandinsky. Además, estaban representados algunos pintores reconocidos en un círculo más pequeño: Stuart Davis, Евгений фон Брюэнхен, Hans Hoffman o Гюнтер Герзко. Muchas galerías ofrecían trabajos de artistas jóvenes, esculturas o instalaciones, algunas de las cuales serían más adecuadas para un show técnico que para una exposición de arte.

En general, los galeristas expusieron muchas obras interesantes pero había algunas cuyo alto precio era incomprensible. Había también gente claramente enferma que quería sacar provecho con temas morbosos.

A la par que la exposición principal de Art Basel han ido surgiendo con el tiempo otras muchas exposiciones-satélites. Resultó muy interesante la exposición de Miami Design. Allí los galeristas trajeron unos objetos inusuales de interiores y muebles. Con algunos de ellos vinieron sus diseñadores. Las exposiciones más juveniles tales como Scoop, Untitles o Nada fueron más activas, ruidosas y alegres en comparación con el núcleo tranquilo y acompasado de Art Basel.

Unos pabellones altos de techos inundados por la luz del sol y unas ventanas grandes que dan al océano creaban un ambiente positivo. Allí yo giraba la cabeza a todas partes con curiosidad. En estas exposiciones se podían ver esculturas de diferentes materiales, instalaciones intrigantes, arte gráfica, collages y caricaturas.

El Art Basel anual cuenta con más de 18 exposiciones – satélites. Claro que en los pocos días que están abiertas para los simples visitantes no es posible abarcarlo todo. Así que tened paciencia y poneos calzado cómodo. Especialmente porque andar por un lugar tan bonito de la playa es un auténtico placer. Me gustó mucho. Espero volver.